Premio a la isla croata de HVAR

La isla croata de Hvar ha sido votada como la mejor isla de Europa en una encuesta de elección de lectores realizada por una revista de viajes líder en el mundo.

Los lectores de Condé Nast Traveler clasificaron las 30 mejores islas del mundo fuera de los EE. UU. en la encuesta de los Readers ‘Choice Awards de 2019. Para la 32ª encuesta anual, un récord de 600,000 votantes registrados eligieron a Hvar como la isla No.1 en Europa.

“Con veranos cálidos e inviernos suaves, la isla de Hvar es el lugar más soleado de Croacia: hay más de 2.800 horas de sol al año. Puede ser conocida por sus playas y aguas turquesas, o por Tvrđava Fortica, una fortaleza del siglo XIII con las mejores vistas de la isla. Consejo profesional: para ver los espectaculares campos de lavanda de Hvar en plena floración, visite a principios de verano. La cosecha se lleva a cabo a fines de julio, pero puedes comprar todo tipo de recuerdos perfumados en los mercados locales durante todo el año ”, escribe Condé Nast Traveler.

La isla de Hvar es la mas larga del Adriático. Se encuentra frente a la costa Dálmata, rodeada de las rutas marítimas del Adriático y custodiada por el archipiélago de las Islas Pakleni.
El encanto de Hvar reside en la mezcla de estilos arquitectónicos, gótico, renacentista y en el protagonismo que la aristocracia veneciana ha otorgado a este lugar.

Para hechizarnos debemos pasear por su Riva, sus calles plagadas de piedra color marfil y sus numeroso monumentos como la Catedral de San Esteban del S. XVI, con su fabulosa fachada renacentista, que se situa en la Plaza principal, veremos el Convento de los Franciscanos, el Teatro Antiguo y La Fortaleza Española, este edificio se llama así ya que en la construcción del mismo colaboraron algunos ingenieros españoles.

La casa de la torta de Rab (galería de fotos)

La isla de Rab, cercana al centro del archipiélago de las islas Kvarner, hacia el noroeste de Croacia, es considerada una de las más seductoras del Adriático. Es muy conocida por sus hermosas playas, por sus numerosas iglesias y sus cuatro campanarios que dominan el paisaje.

Además, Rab es famosa por un postre típico, la Rapska Torta, o torta de Rab, realizada a base una masa de almendras, cítricos y licor de Maraschino. Se coloca sobre una masa muy fina en forma de espiral y se decora los laterales, con esa misma masa, formando pequeños volados. Después se hornea, en su punto justo para mantener la jugosidad, y se espolvorea con azúcar glas. Tiene una suave textura y un sabor maravilloso y fresco. Se puede realizar de distintas formas, pero la característica es en forma de espiral que emula a los bastones de los papas y obispos.

Se dice que en el año 1177 el Papa Alejandro III, cruzando el mar Adriático con los barcos que lo escoltaban, se refugió en las islas croatas debido a una tormenta. A su llegada, consagró la Catedral de Rab Maria Himmelfahrt. En agradecimiento, las monjas benedictinas quisieron crear un postre de almendras con una base de oblea que recordase a los dulces de Siena (lugar de nacimiento del Papa), dando así lugar a este pastel.

Trescientos años antes de la llegada del Papa Alejandro III a Croacia, este pastel ya se elaboraba en los hogares de las familias más adineradas. Doscientos años después las monjas del Monasterio de San Antonio los convirtieron en pasteles y después llegó a las manos de los benedictinos de San Andrés.
No todas las mujeres querían llevar a cabo su elaboración, tan solo unas pocas se acostumbraron a prepararla. Este pastel suele elaborarse en fechas especiales o festividades como Semana Santa, Navidad, bautizos o bodas.

Stella Hubmayer para Croacia Online
Fuentes:
https://bake-street.com/
https://visitacroaciablog.es
https://croatia.hr/es-ES/


Isla KRK, la más grande de Croacia

En Croacia hay 1244 islas, sin duda un paraíso repleto de islotes y pequeñas extensiones de tierra que plagan la costa adriática croata, éstas se reparten salpicando la totalidad de la costa del país, desde Dalmacia hasta Istria.

La isla mas grande es la de KRK, ubicada en la bahía de Kvarmer, con una extensión de 420 km2.
Su proximidad con el continente y su vinculación por puente la convierten en un atractivo destino turístico.
En la antigüedad fue denominada la Isla Dorada por su agradable clima, su vegetación exuberante y su ubicación estratégica en el Adriático.
La ciudad de Krk es la más importante de la isla. Son visibles, nada más llegar a ella, la Catedral, que sobresale de los edificios con su hermoso campanario, y las murallas del castillo de los Frankopan, la familia más poderosa de la zona en la Edad Media.

La ciudad de Baška, famosa por sus playas de arena y por su pintoresca belleza, está muy cerca de Jurandvor. En este pueblo se encuentra la Iglesia de Santa Lucía, lugar en el que se descubrió la Tabla de Baška (Bašcanska ploca) Este es un importante testimonio de la escritura glagolítica, el más antiguo de Croacia. En la iglesia de Santa Lucía se encuentra una copia. El original está en Zagreb.
Data de alrededor del año 1100, y representa una fuente importante para la historia del pueblo croata , el lenguaje y el desarrollo glagolítico de Croacia. Esto demuestra la soberanía del rey croata Zvonimir quien donó la tierra en la isla.
Junto con el lenguaje y la literatura, este panel tiene una importancia histórica debido a que la primera mención del nombre del gobernante en su lengua materna – Rey Zvonimir.

La gastronomía de la isla es muy famosa desde la historia. La leyenda cuenta que Nerón, en Roma, presentaba opíparos banquetes con corderos traídos de Krk.
El aceite de oliva y los condimentos, laurel,romero, ajo, aceitunas, etc, cultivadas en la isla son parte fundamental en el menú.
El pescado fresco, camarones y otros crustáceos y moluscos y son indispensables en la cocina de la casa de los isleños, así como muchos tipos de hortalizas. Las comidas de Navidad casi siempre incluyen platos de pasta hecha en casa (šurlice, macarrones, ñoquis) con diferentes salsas.
Los turistas llevan como souvenir, rakija casera e higos secos de la zona.
Si vas a Krk, y te convidan rakija casera, la leyenda cuenta que tendrás una vida larga y feliz.

El archipiélago de Vis – Geoparque 2019 (galería de fotos)

La Red Mundial de Geoparques (UNESCO) ha incluido el archipiélago de Vis entre las nuevas designaciones (abril de 2019) por su extraordinaria diversidad geológica y biológica. El Programa de Geoparques Mundiales de la UNESCO busca aumentar la conciencia de la geodiversidad y promover las mejores prácticas de protección, educación y turismo. Junto con el de Papuk, en Eslavonia, Croacia posee dos geoparques protegidos por la UNESCO.

El geoparque mundial del archipiélago de Vis es un área significativa en el mar Adriático por la transformación geológica que ha sufrido durante más de 220 millones de años. Los grandes cambios por la penetración magmática levantaron las cumbres que hoy forman las islas de Jabuka, Brusnik, Bisevo y Palagruza. El archipiélago de Vis tiene un gran potencial geoturístico, una enorme diversidad paisajística, también un rico patrimonio cultural e histórico, pero sobre todo, un patrimonio geológico y geomorfológico variado, valioso y reconocido.

La Cueva azul, en la isla de Bisevo. Al sur de la isla de Vis, a solo 5 km de la costa, se localiza la pequeña isla de Bisevo. El mayor atractivo es la Cueva Azul donde se produce un fenómeno fascinante de refracción de la luz. Entre las 11:00 h. y las 12:00 h. los rayos de sol penetran en la cueva a través de una abertura y se reflejan en el agua iluminando la gruta con colores azules y plateados. La Cueva Azul es un lugar protegido con la categoría de Monumento Natural.

La Cueva Verde, en la isla de Ravnik. El fenómeno se repite en otra pequeña isla del archipiélago de Vis, en esta ocasión se ilumina la cueva con diferentes tonos verdes. La Cueva Verde es un lugar protegido con la categoría de Monumento Natural.

El Lago Azul, en la isla de Budikovac. Una laguna de aguas cristalinas ideal para practicar snorkeling, protegida por el viento y el mar abierto gracias a las pequeñitas islas que la rodean: Mali Budikovac y Sanak.

Las islas Brusnik y Jabuka están protegidas con la categoría de Monumentos Naturales.

Como curiosidad podemos contar que el equipo de producción de la segunda entrega del musical Mamma Mia, que se estrenó en España en el 2018, eligió la isla de Vis como escenario para recrear la isla griega de Kalokairi en la película.

Fuente: Visita Croacia
Unesco