La leyenda de Jure Grando, el vampiro de Istria

Antes de que Bram Stoker realizara su obra maestra “Drácula”, un vampiro croata llamado Jure Grando ya sembraba el terror entre los aldeanos de Istria, hasta el punto de que sus andanzas le valieron el título de primer muerto viviente de Europa.

El legado de este vampiro sigue hoy vivo como atracción turística en Kringa, la semidesierta localidad croata donde vivió, murió, se levantó de la tumba y fue de nuevo muerto por sus habitantes.
En el camposanto del pueblo, ninguna tumba lleva su nombre y nadie sabe dar pista de ella. “Esa tumba jamás existió”, aseguró con lúgubre fastidio una mujer en el cementerio local.
“Los vecinos probablemente derribaron y cubrieron la tumba por miedo a que Grando volviera como vampiro para maltratarlos”, explicó con una misteriosa sonrisa Igor Rajko, empleado del museo dedicado al vampiro. “Hay sepulcros sin nombre”, añadió enigmático.

Uno de ellos, un imponente sepulcro anónimo, resistió todos los intentos de ser fotografiado o filmado por la reportera: entre todos los archivos, sólo estos bloqueaban continuamente el ordenador en un curioso fallo técnico. O algo más…
La leyenda cuenta que Grando fue un campesino que murió en 1656 y se transformó en un maléfico ser que se levantaba de su tumba.
El vampiro abusaba de su propia viuda, quien describió con horror como el cadáver de su esposo se le aparecía con una sonrisa espantosa, la boca sangrienta y haciendo un ruido horripilante esforzándose por respirar.
Para poner fin al maleficio, el párroco asaltó al vampiro con un crucifijo demandando que dejara de aterrorizarlos.
Aunque las lágrimas salieron a los ojos del espectro, Grando siguió aterrorizando a la aldea hasta el punto de que un grupo de lugareños lo atraparon y trataron de perforar su corazón con estacas de espino.

La historia cuenta que ni siquiera el mas conocido remedio contra los vampiros surtió efecto y que en las noches siguientes Grando se vengó de sus agresores: tocaba a las puertas de los que le habían atacado y en cada casa alguna persona moría después de grandes sufrimientos como si alguien le hubiera chupado la sangre.
No fue hasta 1672 cuando, en un nuevo intento de poner fin a la maldición, nueve audaces aldeanos y el párroco acordaron degollar a la criatura maléfica mientras descansaba en la tumba.

El más valiente entre ellos, un tal Stipan Milasic, logró tras una batalla feroz cortarle la cabeza mientras el vampiro saltaba y chillaba horriblemente. De la herida salió tanta sangre que cubrió a los presentes. Cuando rebosó de la tumba, el monstruo finalmente se rindió.

Desde entonces la paz volvió a Kringa. La misma paz inalterada que ahora perturban solo los turistas interesados en el vampiro.

CURIOSIDADES:
Es el más antiguo vampiro documentado en Europa, con nombre y apellido y testigos
En el café Jure Grando se sirven cócteles especiales como la ‘Sangre de vampiro’, el ‘Beso de vampiro’ y el ‘Orgasmo vampírico’. En el restaurante Danijela se sirven platos como ‘Pollo diabólico’, embutidos de sangre y ‘Venganza de vampiro’, un helado de ajo, un tradicional repelente de vampiros. En el café se organizan festivales de literatura fantástica y el contiguo Museo de Jure Grando se ofrece objetos de la tradición popular como ataúdes y un antiguo recetario contra vampiros.

El vampiro de Istria fue ya descrito en 1689 por el historiador esloveno Johann Weichard von Valvasor en El Honor del Ducado de Craim. También Herman Hesse se refirió a él en 1925 en una obra sobre leyendas de brujería y espectros. “Jure Grando es el más antiguo vampiro documentado en Europa, con nombre y apellido, año de aparición, testigos, hasta la descripción de su carácter”, comentó el escritor croata Boris Peric.

Peric, que estudió a fondo este fenómeno, aseguró que la figura de “Jure vive hoy en la de Drácula” ya que el caso inspiró, a través de Valvassor, la literatura de horror del romántico siglo XIX. “Tras conocer el cuento, Lord Byron empezó a escribir su Vampiro, terminado por John Polidori, sobre lo que luego se desarrolló toda esa literatura sobre vampiros que conocemos, a partir de Stoker hasta las películas que tenemos hoy”, afirma.

Si te interesó, puedes compartir el link.
Gracias!

Leyenda croata: Čeh, Leh, Meh y Vilina

La leyenda de Čeh, Meh y Leh es una antigua historia de tiempos del Imperio Romano que trata sobre la vida de tres hermanos, Čeh, Meh y Leh y su hermana, Vilina, quienes vivían en los pueblos ubicados en las tres colinas que circundan Krapina: Josipovac (Psar) la colina sobre la cual se encuentra la actual ciudad de Krapina y Sapac (SHapac).

Los hermanos querían liberar a los poblados de la zona del
dominio Romano, motivo por el cual diseñaron un plan. Pero Vilina, su hermana, quien estaba enamorada del gobernador Romano y con quien tuvo un hijo en secreto, los traicionó, permitiendo que este frustrara la revuelta de los hermanos.
Los tres rebeldes asesinaron al gobernador y, por temor a las represalias, escaparon al norte donde fundaron tres estados eslavos. Čeh, fundó la República Checa, Leh fundó Polonia, y Meh fundó Rusia. Los desafortunados hermanos confinaron a su hermana Vilina a una torre, y el hijo de esta fue raptado por un buey salvaje, cargándolo en sus cuernos fuera de la ciudad. La bestia llevó al niño por pasadizos subterráneos pasando por debajo de las colinas de Veliki Zlijeb y Hajdinsko Zrno al otro lado de pueblo, donde un hermitaño lo crió. Desde entonces, la ciudad del otro lado de las colinas se llama Lepoglava o Ljepa glava (Bella Cabeza) porque la criatura tenía una hermosa cabeza.

Partes de esta historia han sido recopiladas por autores checos y polacos, pero no hay evidencia histórica que pruebe su existencia. La leyenda de que Krapina es la cuna de todos los pueblos eslavos, fue promovida en el siglo XIX por Ljudevit Gaj, en línea con el movimiento Ilírico.

Stella Hubmayer, para Croacia Online

El centro del mundo está aquí…

Una pequeña ciudad de Croacia llamada Ludbreg es considerada como Centro del Mundo. Allá por el año 1141, según los registros del abad Paulino Honorius, en las termas de Varaždin nació Ludberga, hija del administrador de la hacienda del conde, y por la hija del administrador, se cuenta, que la pequeña ciudad obtuvo el nombre.

Ludberga se convirtió en la patrona de la ciudad, ya que según narra la leyenda, ésta con la ayuda de una cruz de madera expulsó con tal fuerza
de la tierra al demonio que del otro lado del globo emergió Antipodravina y de ella sólo quedó un pequeño islote volcánico, Antípode.
Incluso los romanos ya percibieron algo especial en este emplazamiento, ya que en el lugar que ocupa actualmente Ludbreg, construyeron Castrum Ioviu, una ciudad con una infraestructura completa, canalización, termas, forum, que llegó a ser centro comercial y de tránsito.

Esta leyenda, fue confirmada por el doctor suizo Erasmus Weddigen, utilizando un compás y un mapa del mundo. Tomando como punto de partida Ludbreg, dibujó en el mapa un círculo, confirmando que realmente en esa línea imaginaria se encuentraban las ciudades más grandes, no sólo en Croacia, sino en todo el mundo.
Weddigen, estudiando el mapa a lo largo y a lo ancho, encontró que del otro lado del globo terráqueo la antípoda de Ludbreg es el islote del Pacífico Sur, Antípode, cerca de Nueva Zelanda.


Ludbreg está ubicado entre Varaždin y Koprivnica y está relativamente bien comunicada con los centros regionales vecinos. Desde Zagreb con la nueva autopista se llega en unos 50 minutos. Los pasos fronterizos haciaEslovenia y Hungría están a tan sólo 30 minutos en coche.
La ciudad ubicada en las suaves colinas de Kalničko Gorje, rodeada bodegas y viñedos ofrece al viajero un escenario que invita a recorrer la región.

Leyendas: Diva Grabovčeva, una mujer valiente! (video)

Diva Grabovčeva nació en el seno de una familia croata católica, a fines del siglo XVI, o principios del XVII en Rama, al norte de Hercegovina, cuando ésta estaba gobernada por los turcos.

Tal como dictaba la costumbre de la época, fue puesta en una canasta en la puerta de su hogar para que el primer noble que pasara por alli fuera su padrino. Ese hombre fue Arslanaga, un musulmán muy poderoso en la zona.Los años pasaron y Diva fue convirtiéndose en una de las mujeres mas hermosas del poblado. Su belleza llegó a oídos de Tahir Kopčić, quien gobernaba por aquel entonces un poblado vecino a Rama.
Dice la leyenda que el gobernador otomano fue personalmente a pedir su mano, pero fue rechazado por Diva, ya que ella quería preservar su fe católica y el era musulmán.Sus padres, entendiendo las razones de la muchacha, y comprendiendo las probables consecuencias de ese rechazo, la mandaron a la colina, bajo la protección de Arslanga, su padrino.Tahir la buscó, y un día en el que ella se encontraba en la colina junto a las ovejas, la encontró y le clavó una espada en el pecho. Si ella no lo desposaba a él, no iba a desposar a nadie!Arslanga, quien le había tomado mucho cariño a su ahijada, vengó su muerte, matando al gobernador musulmán.

Los católicos de Herzegovina honran a Diva como a una mártir. Ella es símbolo de inocencia, de sacrificio supremo en pos de la identidad y la religión, con todo lo que esto significa para una tierra teñida por la sangre de las guerras.Dicen que su sangre fue derramada en una roca de la cual brota un pequeño manantial y sobre la cual, aún hoy, crecen flores silvestres.Y una vez al año, el primer domingo de julio, hay una procesión a este lugar, a la cual concurren miles de feligreses. Y este año, la diva atrajo a miles de creyentes que que fueron, una vez más, a mantener las tradiciones religiosas de Herzegovina y también a rendir homenaje a la heroína cristiana que nadie ha superado hasta nuestros días.Artistas plásticos, poetas y cantantes la recuerdan en sus obras.


Leyendas croatas: Miljenko y Dobrila (Kaštel Lukšić)

Segunda mitad del siglo 17.

Esta es la trágica historia de amor de Dobrila y Miljenko, ambos miembros de familias nobles, Dobrila pertenece a la familia Vitturi, y Miljenko a la familia Rusinić.

Los dos se enamoran, pero debido a la hostildad entre ambas familias, deben verse en forma secreta. Desde el momento en el que sus padres se enteran de esta relación prohibida, Dobrila se encuentra bajo estricta supervisión, mientras que Miljenko es enviado a Venecia.
De todos modos, aquí no termina la cosa, el padre de Dobrila hace arreglos para que la joven se case con un noble bastante mayor que ella de la ciudad de Trogir. Al enterarse de esto, Miljenko regresa a Kaštel Lukšić en el preciso momento en el que se está celebrando la boda de Dobrila y el noble de Trogir, y detiene la ceremonia.
Para castigar a Dobrila por la deshonra que ha causado a la familia, su padre la envía a un convento en Trogir, y, a su vez, ordena la muerte de Miljenko.

De todos modos, el plan del padre de Dobrila falla cuando Miljenko huye disfrazado de fraile. En un loco intento por recuperar a Dobrila, Miljenko cae en conflicto con la ley y es enviado a la cárcel de Visovac.
Allí, conoce a una enfermera quien lo ayuda a enviar mensajes a Dobrila, a planear su huída y como rescatarla.
Cuando finalmente los enamorados escapan, los padres de ambos se ven forzados a ceder, y les envían mensajes para que regresen a Kaštel Lukšić y puedan casarse allí. La boda se celebra en Agosto del año 1680.

Incapaz de aceptar este hecho, el padre de Dobrila mata a Miljenko en el puente que se encuentra frente al castillo. Dobrila enloquece, cae desde el mismo puente y muere a las horas del asesinato de Miljenko. Su último deseo es ser enterrada junto a su esposo en la capilla de San Juan en el castillo de Kaštel Lukšić.
En la tumba de la desafortunada pareja, puede leerse aún hoy, la inscripción “Paz a los enamorados”, y los castillos de ambas familias, los Vitturi y los Rusinić, se erigen, aún hoy, como mudos testigos de semejante tragedia.
El destino de estos dos jóvenes ha inspirado novelas y hasta una obra de teatro. Asimismo, el hogar de niños de Kaštel Lukšić situado cerca de la tumba de los enamorados lleva el nombre de Dobrila y Miljenko.