Conmemoración a las víctimas de Vukovar, ciudad de héroes

El 18 de noviembre se conmemora el vigésimo noveno aniversario del día cuando cesó la resistencia de los defensores de Vukovar, día cuando la ciudad heroica fue ocupada por el agresor.

En esos días toda Croacia se estremecía por el destino de los habitantes de Vukovar que se encontraban en los refugios, por sus pocos defensores mal armados pero firmemente decididos, por la ciudad que durante 3 meses resistió el bombardeo aéreo, el ataque de los tanques y de la infantería de las huestes enemigas.

El 18 de noviembre de 1991, luego de 3 meses de asedio de la ciudad héroe de Vukovar, los valientes defensores sucumbieron ante los bombardeos de las huestes agresoras del ejército yugoslavo reforzadas con efectivos paramilitares serbios, mucho más numerosas en potencial bélico y mejor equipadas. Las tropas militares enemigas se apoderaron de Vukovar y cometieron innumerables violaciones de los derechos humanos.

La batalla por Vukovar fue no sólo la batalla más grande de la Guerra Patria en Croacia, sino fue al mismo tiempo la batalla que hizo cambiar el curso de los acontecimientos militares y políticos. En 1991 Vukovar no sólo se defendió a sí misma, sino con su heroísmo, resistencia y perseverancia defendió también a toda Croacia.   

Las consecuencias más graves del asedio y de la agresión serbia contra Vukovar se reflejaron en los grandes sufrimientos de la población y de los defensores. El mundo observó las bodas de sangre que perpetraron las tropas agresoras. Destruyendo hogares, edificios, escuelas, el enemigo logró sólo fortalecer el corazón y el alma croata de Vukovar.

Con miles de muertos, heridos y desaparecidos, Vukovar entra a la historia de Croacia como símbolo permanente del sufrimiento y la pasión, pero también del despecho, la determinación y el coraje del pueblo croata.
En esos trágicos momentos clamaba el pedido de ayuda de la dra. Vesna Bosanac, directora del Hospital General de Vukovar. Y con ansiedad se escuchaba la voz de Siniša Glavašević, legendario periodista de Radio Vukovar, que durante todo el tiempo del asedio de la ciudad resonaba en el éter croata con sus informes de guerra sobre la mayor catástrofe humanitaria después de la Segunda Guerra Mundial.

“En el último bombardeo aéreo el Hospital General de Vukovar sufrió enormes daños. Las condiciones son terribles, no existen más habitaciones para los enfermos, el hospital se ha convertido al nivel de hospital de campaña, una cama tras otra, con mala atención, sin terapia, no hay más medicamentos ni derivados sanguíneos. Contamos únicamente con donadores que dan sangre fresca para los heridos, para los niños, para las mujeres, para los civiles”- decía la dra. Vesna Bosanac. 

„Ninguna ciudad croata ha dado tanto por la independencia de Croacia. Ninguna ciudad con poco potencial militar ha defendido un pedazo de pan croata. Y como si eso no fuera suficiente, en este momento más de 70 tanques amenazan a Vukovar. Y Vukovar sangra junto a su heroismo, sangra por el comandante Blago Zadro, a quien personalmente condecoró el presidente Franjo Tuđman.

Vukovar no sufrirá el mismo destino que Dalj. Vukovar no quiere y no puede aceptar ser sacrificado, porque es una ciudad libre, una ciudad real. Los héroes de esta ciudad son necesarios un tiempo más como testigos vivos de esta guerra – exclamaba Siniša Glavašević.

Después de la trágica caída de Vukovar, desaparecieron más de 2.500 civiles y defensores, cuyos destinos se dieron a conocer con el descubrimiento de numerosas fosas comunes. En la más terrible de ellas, la granja de Ovčara, fueron martirizados y masacrados los enfermos y heridos del hospital de Vukovar. Esta fosa representa la mayor violación del derecho de guerra y del derecho humanitario en la época contenporánea.

La batalla de Vukovar el año 1991 llegó a ser un mito, el símbolo de la defensa del Estado croata contra la agresión serbia y se convirtió en un fenómeno histórico, político y militar.

En señal de reconocimiento a la heroica epopeya de la defensa de la ciudad de Vukovar, el Parlamento Croata promulgó el decreto con el cual el 18 de noviembre se conmemora el Día de Recuerdo a las víctimas de la Guerra Patria y Día de Recuerdo a las víctimas de Vukovar y Škabrnja, en honor a los defensores y civiles caídos durante el asedio y la ocupación de esta ciudad héroe, y otras, en la Guerra Patria.

Fuente https://glashrvatske.hrt.hr/

Torre de agua de Vukovar: importantes cambios de el símbolo de la unidad croata

La torre de agua de Vukovar es uno de los símbolos más famosos de Vukovar y del sufrimiento de la ciudad y el país en la Batalla de Vukovar y la Guerra de Independencia de Croacia cuando la torre de agua, y la ciudad en sí, fueron destruidas en gran parte por las fuerzas serbias.

La Torre del Agua ha sido objeto de importantes desarrollos en el marco del proyecto “Torre de agua de Vukovar – Símbolo de la unidad croata” y a fines de agosto, el alcalde Ivan Penava visitó el lugar.

Las obras de este magnífico símbolo cultural-turístico y conmemorativo de la heroica batalla por Vukovar y la Guerra de la Patria están casi terminadas.

Todo el proyecto de reconstrucción y construcción de la Torre de Agua de Vukovar se desarrolla en tres fases, la primera de las cuales incluye la reconstrucción de la Torre de Agua y la construcción de estacionamientos para automóviles y autobuses.

“Las obras de la primera fase deberían estar terminadas el 1 de octubre de 2020. La segunda fase incluyó la construcción de instalaciones auxiliares: una cafetería con parque infantil y baños públicos, un auditorio con vistas al Danubio y al parque, y todas las obras se completaron el 25 de septiembre de 2019.
La tercera fase se refiere al equipamiento e interiorismo de los edificios reconstruidos y construidos en las dos primeras fases. Esta fase aún no se ha acordado”, explicó Bruno Pakter, gerente de proyecto para la reconstrucción y construcción de la Torre de Agua de Vukovar.

La Torre de Agua de Vukovar tiene casi 50 metros de altura, fue construída en 1968 y fue alcanzada por más de 600 granadas durante la guerra, lo que provocó un gran daño por lo que la reconstrucción fue rediseñada dos veces.

“La vista desde el lugar más orgulloso de Croacia tiene un valor de 46 millones de HRK y nos la proporcionaron casi 7.000 croatas de todo el mundo. Personas, empresas y asociaciones de literalmente todos los continentes y de un gran número de países se unieron a la acción de recaudar fondos para la reconstrucción de la Torre de Agua de Vukovar, símbolo de la unidad croata.

Este proyecto, al igual que la defensa de Vukovar y toda la Guerra Patria, reunió a los croatas que a través de él dejaron en claro e inequívocamente que ellos se preocupan profundamente por los valores y símbolos de la Guerra de Patria, pero igualmente por la verdad sobre la Guerra de la Patria, que fue liberadora.

Fuente Croatiawek

Discurso del defensor Damir Plavšić en Sudamérica

Es para mí un honor excepcional saludarlos con el antiguo saludo croata:  Bendito sea Jesús y  María (Hvaljen Isus i Marija)
De igual modo transmitirles los saludos del Alcalde de la ciudad de Vukovar, señor Ivan Penava.

    Nosotros, dos defensores de la ciudad heroica de Vukovar aquí presentes, vinimos para agradecerles sinceramente  por todo lo que hicieron por Croacia – vuestra y nuestra patria.
    Llegamos para dar gracias porque  precisamente ustedes, los croatas de América del Sur y del mundo, a la par de los defensores, colaboraron para crear después de tantos años, una Croacia libre e independiente.

    Mientras nosotros, los defensores, luchábamos por Croacia en el frente de batalla, con  armas en las manos; ustedes queridos croatas, lucharon en otros tres frentes difíciles. Sin vuestro apoyo que nos aseguró la victoria, nosotros los defensores, tal vez  no habríamos podido crear Croacia con sus fronteras actuales.
    El primer frente en que ustedes lucharon se refiere a la organización y recolección de dinero con el cual nos compraban armamento  para la defensa de Croacia.
    El segundo frente en el que se involucraron, tal vez el más importante porque obtuvieron una gran victoria fue su persistente loby en favor del reconocimiento internacional de Croacia. Ustedes  explicaron  al mundo los sucesos que se producían en Croacia y expusieron en su patria y el mundo la verdad contra las mentiras serbias. Gracias a vuestra victoria, Croacia fue reconocida internacionalmente el 15 de enero de 1992 y eso posibilitó en gran medida que se detuviera la agresión contra Croacia.
    El tercer frente, que se prolongó más allá de la guerra,  fue continuar con la recolección de dinero y el envío de ayuda a Croacia para socorrer a cientos de miles  expulsados y con ello participaron en la reconstrucción de Croacia que se hallaba arrasada. Muchos de ustedes enviaron también donaciones para la reconstrucción de la torre de agua de Vukovar.
    Una vez más  les agradezco sinceramente en nombre de todos los defensores croatas y del pueblo croata.

    Mi nombre es Damir Plavšić , nacido en Vukovar en 1969. Cuando se inició la guerra yo estudiaba en Zagreb en la Facultad de Veterinaria. Siendo estudiante universitario no tenía obligaciones militares y no necesitaba  ir a la guerra. Sin embargo,  si bien en eso entonces (1991) yo tenía solo 21  años, en mi corazón ardía la gran llama patriótica y partí  para defender a mi ciudad natal ya toda Croacia con la convicción de entregar, si fuera necesario, mi vida  para que Croacia fuera libre e independiente.  

    Hoy les hemos expuesto en nuestra película la vida de Vukovar antes de la guerra, luego la forma en que la defendimos  durante la guerra y al final les hablamos de la Vukovar de hoy. – La misma está situada a orillas de dos ríos y  es una antigua ciudad barroca donde, en 1991, vivían 45.000 habitantes. Fue una de las ciudades industriales más desarrolladas  de la ex Yugoslavia, su población estaba compuesta por 50% croatas, 30% serbios y 20% otras nacionalidades.

    Los serbios quisieron crear una Gran Serbia cuyas fronteras alcanzarían  hasta las cercanías de Zagreb, capital croata, pero en su camino se encontraron con la pequeña ciudad de Vukovar, donde 1803 defensores croatas, solo con armamento de mano, se enfrentaron a la fuerza enemiga calculada entre 60.000 a 80.000 soldados serbios que en el ataque  a Vukovar emplearon  cientos de tanques, barcos, aviones y artillería de todos calibres.
    Nosotros, un número de 1803 defensores alcanzamos a defender Vukovar durante 88 días, rodeados totalmente. En este lapso de tiempo destruimos más de 400 tanques y vehículos blindados como también 20 aviones  y causamos grandes pérdidas  humanas al enemigo que se  calculan en 5.000 muertos y más de 10.000 soldados heridos.
    Sobre Vukovar cayeron diariamente, en promedio, 5.000 granadas de distintos calibres, que arrasaron completamente con la ciudad pero que de ninguna manera pudieron botar la torre de agua, símbolo de la defensa de la ciudad, sobre la cual  impactaron directamente 642 granadas y proyectiles de distinto calibre.
      Durante la batalla de Vukovar fueron heridos 777 defensores y perdieron la vida  879 de ellos. También murieron 1624 civiles y alrededor  de 2500 fueron heridos.  Murieron además 86 niños de los cuales 54 eran menores de 10 años y la víctima más pequeña tenía apenas 6 meses.
     Luego de la caída de Vukovar, los serbios perpetraron el mayor crimen de la historia reciente: asesinaron masivamente a los croatas  capturados y los enteraron en fosas comunes. El mayor número de muertes en estas circunstancias ocurrió en Velepromet ( alrededor de 700) y en Ovcara (162). La victima más joven  en Ovcara tenía tan solo 16 años. Fue asesinada también una mujer con 7 meses de embarazo a quien le dispararon en el vientre. En Croacia se descubrieron hasta la fecha 51 lugares de enterramiento masivo de ciudadanos croatas liquidados en la Guerra Patria.

   Para que nunca se olvide  la más grande, más sangrienta y  más importante batalla de la Guerra Patria – la batalla por Vukovar,  escribí  un libro titulado “ La Batalla de Vukovar – no llores mi querido Angel”. Allí relato como dos de nosotros, Robert Janic y yo, destruimos el primer tanque en la ciudad de Vukovar y el segundo en toda Croacia. Describo también las batallas  más sangrientas del campo de Sajmiste, donde perdieron su vida el mayor número de soldados enemigos y nuestros.  El escaso  número de los que sobrevivimos en el bando croata  fuimos heridos en promedio 1,5 veces.
       En el libro  cuento también cómo se siente un hombre joven cuando debe matar a otro hombre, cómo se siente en el momento de la rendición cuando de hombre libre se convierte en prisionero. Además relato cómo  sobreviví a las palizas diarias en tres campamentos serbios donde fui privado de la libertad. Igualmente doy cuenta del intercambio de prisioneros y la salida hacia la libertad. Mi libro concluye con la última página del diario de guerra que escribió mi padre, Ivan Zvonimir Plavsic, magister en ciencias agrícolas, a quien mataron en Ovcara junto a 162 heridos, defensores y civiles.

    Vukovar fue devuelta a la administración de  Croacia  pacíficamente en 1998. Fue proclamado un perdón general para todos los serbios que lucharon contra Croacia por todos los crímenes que cometieron contra los croatas en la Guerra Patria.
    Vukovar  es hoy una ciudad linda, reconstruida, pero su alma aún sangra dado que los criminales de guerra serbios no fueron castigados ni condenados y por el hecho de que aún estamos buscando los restos de  300 croatas asesinados y los serbios no quieren  revelar dónde enterraron sus cuerpos.

¡Que nunca se olvide!

    Hoy en Vukovar es difícil convivir con los serbios, vecinos de la ciudad que permanecen en ella y que son quienes lucharon contra nosotros y nos torturaron en los campos de concentración. Pero la parte más difícil le sucede a las mujeres que luego de la caída de Vukovar fueron torturadas y sometidas a violaciones masivas por parte de gran número de soldados serbios. Hoy cuando una de esas mujeres violadas camina por mi ciudad croata, Vukovar,  y  se encuentra cara a cara en la calle con su violador, siente miedo y vergüenza y baja la cabeza mientras su violador pasa a su lado con una sonrisa cínica en la cara, sin vergüenza y sin miedo  de que pueda ser condenado a causa del perdón general proclamado.
    Hoy en Vukovar la mitad de los policías es de nacionalidad serbia y la mayoría de ellos lucharon contra Croacia en  Vukovar, la mitad de los jueces son serbios al igual que  la mitad de los empleados en instituciones urbanas y estatales. Loa serbios envían a sus hijos a escuelas  serbias especiales en las cuales a los niños se les enseña que en Croacia se había desatado una guerra civil y no se les dice la verdad sobre la  incursión armada que Serbia perpetró en  contra de Croacia con el fin de crear  un nuevo Estado – la Gran Serbia. – Los  niños aprenden alfabeto cirílico y hablan en idioma serbio de modo que  no es posible la integración de esos niños al estado croata, lo que es un absurdo y un caso único en todo el  mundo.

   Nosotros, los croatas hemos pasado por un difícil calvario después de 1945 y  recientemente en 1991.  Mataron  a cientos de miles de  nuestros muchachos, pero todo ese enorme sacrificio concluyó con la defensa y la creación de nuestra Croacia, independiente y libre. Nosotros somos católicos y creyentes y nuestra fe nos enseña que debemos perdonar. No obstante, nunca debemos olvidar. La obligación de todos nosotros es enseñar a nuestros niños y jóvenes la historia croata para que esta tragedia  no se repita jamás.

 Gracias por haber estado esta noche con nosotros y que nuestro querido Dios los bendiga ESTIMADAS  Y ESTIMADOS CROATAS

Damir Plavšić
Defensor de la heroica ciudad de Vukovar

Gracias a Gabriela Milinkovic por la corrección

Poema: MEMORANDUM POR VUKOVAR (Antun Šoljan) (incluye video)

Este poema surgió en Vukovar, cuando un humilde anciano le contaba al escritor Antun Šoljan lo que sucedía en la ciudad. Sin darse cuenta, el anciano hacía su relato en forma de verso, con un estilo muy parecido a una de las literaturas mas antiguas croatas escritas en árabe. Estas eran utilizadas por croatas de religión islámica. Inspirado en esto, el escritor Šoljan, decidió refinar los versos del anciano y llamarlo ‘arzuhal‘, que en árabe significa algo así como ‘memorandum


VUKOVARSKI ARZUHAL
MEMORANDUM POR VUKOVAR
(Antun Šoljan)

Miroljubiv čovjek sam,
a pomalo već i star,
al vam velim, gospodo,
platit ćete Vukovar.
Yo soy un hombre tranquilo
que su vejez ve llegar
pero les digo, señores,
pagarán por Vukovar

Satrli ste cijeli grad,
napravili grdan kvar,
stog vam kažem gospodo,
platit ćete Vukovar.
La ciudad la destrozaron
causando enorme pesar
por eso digo, señores,
pagarán por Vukovar

Da u mojoj kući gost
hoće biti gospodar –
ne ide to, gospodo,
platit ćete Vukovar.
Que el huésped que yo cobijo
quiera apropiarse de mi hogar
eso no es justo, señores,
pagarán por Vukovar

Što ste htjeli, zlo ste htjeli,
i bit neće nikadar –
zapamtite gospodo,
platit ćete Vukovar.
Todo el mal que pretendieron
nunca lo podrán lograr
recuerden siempre, señores,
pagarán por Vukovar

Dugo će još Dunav teći
platit će se svaka stvar –
ja vam jamčim, gospodo,
platit ćete Vukovar.
Por siempre fluirá el Danubio,
por todo se va a pagar,
yo les garantizo, señores,
pagarán por Vukovar!